miércoles, 5 de febrero de 2014

La atención regula la emoción. Coaching Educativo infantil e Inteligencia Emocional.

Cuando el niño pequeño establece contacto con algún objeto que le interesa, su ansiedad se relaja y, en el momento en que ese objeto deja de ser fascinante, la ansiedad, si todavía se ve activada por las redes de la amígdala, vuelve a hacer acto de presencia. Esta pequeña táctica utiliza la atención selectiva para sosegar la agitación de la amígdala. 
La cuestión, por supuesto, consiste en mantener al niño lo suficientemente intrigado hasta que la amígdala se tranquiliza. Manejar la ingobernable amígdala, es una de las capacidades principales de autorregulación emocional, poniendo en marcha la atención ejecutiva, mostrando un “control sin esfuerzo”, focalizando su atención a voluntad, ignorando las distracciones e inhibiendo los impulsos.
Fuente; Libro "FOCUS" de Daniel Goleman.



 “De la normalidad a la excelencia a través de ti”

 
Síguenos por nuestra página Profesional de Facebook.


Síguenos también por Tweeter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario