sábado, 24 de agosto de 2013

La calidad humana en el ámbito de la empresa.


Siempre hemos escuchado que para que nos vayan bien las cosas tenemos que separar nuestra vida laboral de la personal, sin embargo, la idea de conciliar ambos aspectos de nuestra vida está cada vez más presente. Al fin y al cabo pasamos muchas horas interactuando con nuestros compañeros de trabajo, proveedores y clientes.

Así pues, teniendo en cuenta que uno de los pilares del coaching se basa en las relaciones humanas, podemos considerar que la instauración de esta disciplina puede conseguir que  una empresa destaque por su calidad humana.


Para conseguir este estado y basándonos en nuestro curso de coaching ejecutivo y empresarial podemos decir que podemos aprender a desarrollar diferentes estilos de gestión y conciencia:

·         Gestión por relaciones:
En un entorno empresarial de optimización continua de recursos y personal, es fundamental gestionar adecuadamente las relaciones, mejorando la comunicación entre ellos y provocando un estado de satisfacción personal.  Una forma adecuada de llevar a cabo esta gestión es socializar la organización por medio de eventos conferencias, jornadas especiales, etcétera.

·         Gestión por Emociones:
Cada persona es diferente de la otra, todos tenemos diferentes niveles de debilidad, fortaleza, estados de ánimo, concentración, etc. Por ello, aunque sea complicado, debemos estar atentos a los que ocurre con las personas y fidelizar las relaciones entre ellos, siendo capaces así de aumentar su felicidad. Las empresas deben de contar con un “gestor de emociones” que se preocupe de observar y escuchar atentamente, ser empático a los individuos por medio de un carácter optimista, llevando los principios del coaching a las relaciones.

·         Gestión por detalles:
Si tenemos en cuenta y le damos importancia a los detalle tanto hacia los empleados como para los clientes, aseguramos un incremento de valor en la empresa. Por ejemplo, hacer un descuento puntual a un cliente, o a nivel de empleados conocer la situación personal de cada uno, ajustar las reuniones a horarios compatibles, etc. Son algunas de las acciones posibles como coach con las que generamos confianza y mejoramos la comunicación en todas direcciones.

·         Gestión rentable:
Incrementaremos la rentabilidad de la empresa si cuidamos y desarrollamos un ambiente basado en valores éticos y sociales, donde las personas puedan expresar sus sentimientos. Cuidando esa dimensión humana, evitaremos rotaciones de empleados, preservaremos  e impulsaremos el talento y el esfuerzo voluntario, reduciremos costes de supervisión y crearemos un clima de mayor confianza.


“El objetivo histórico de las empresas es la obtención de beneficios, y esto lo conseguirá haciendo felices a sus clientes y empleados.” 

www.coanco.es      

No hay comentarios:

Publicar un comentario