jueves, 13 de septiembre de 2012

El coach interno en las organizaciones o empresas



Cada vez resultan más familiares términos como Coaching, Coach, Coaching Personal o Life Coaching y Coaching Ejecutivo y Empresarial o Executive Coaching.





Hoy hablaremos de los coach que desempeñan su actividad en el seno de una organización, como puede ser una empresa, y que se denominan Coach Interno.



En la práctica del coaching en las organizaciones y empresas podemos distinguir dos figuras, una sería la del Coach Interno y otra la del Coach Externo a la organización que se contrata por ésta última como proveedor de servicios  en forma de procesos de Coaching, o de formación en Coaching.

El  Coach interno  sería un empleado de la propia organización que ejerce las funciones de Coach en el marco de la organización para la que trabaja y que se encuentra de forma permanente formando parte de la plantilla de la misma. Suelen ser personas del área de Recursos Humanos o del departamento de formación quienes desempeñan esta tarea con sus compañeros.

La ventaja, es que conocen la cultura de la organización o empresa en la que se está trabajando y toda la estructura interna de la misma, así como los aspectos relevantes de la misma. Incluso si son organizaciones o empresas no excesivamente grandes, como son la mayoría de la pymes conocen a todo el personal.  Otra de las ventajas es que al formar parte de la plantilla supone un ahorro en costes, al no tener que venir un profesional de fuera de la organización.

Cada vez es más frecuente que personas de las organizaciones se formen o hagan cursos de Coaching para poder lograr un mejor desempeño de sus funciones, y de los colaboradores o compañeros con los que hacen Coaching.

La desventaja es que justamente el propio conocimiento de la organización así como de sus prejuicios, limitaciones, o creencias, condicionen la objetividad que se le supone al coach en el desempeño de su función. Al mismo tiempo puede haber mayor dependencia con los superiores inmediatos del departamento en el que trabaje el coach interno, que pudieran de alguna manera afectar al resultado de su trabajo.

El coachee o cliente se puede sentir cohibido de alguna manera al  hablar con un “Coach” que forma parte de la organización en que trabaja, por lo que pudiera no sentirse libre de actuar con la naturalidad o espontaneidad que podría hacer si lo hiciera con alguien de fuera.

En cualquier caso el balance suele ser positivo y orienta la balanza a favor de las ventajas, más que de las desventajas.


Saludos cordiales

José Miguel Gil
Coach Profesional
Psicología en la Empresa 
Gerente de  COANCO 
Presidente de  ASESCO Asociación Española de Coaching



                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario