viernes, 22 de junio de 2012

Inteligencia Emocional y Coaching ¿Cómo toma hoy las decisiones que le llevarán al mañana?

Es innegable que hoy está donde te trajeron las decisiones que tomó en el pasado. ¿Cómo toma hoy las decisiones que le llevarán al mañana?

En el caso de que usted forme parte de una pequeña o mediana empresa, una empresa familiar o incluso sea un trabajador autónomo, debe tener en cuenta que el rendimiento profesional y de la empresa  depende no sólo de saber gestionar, controlar, dirigir, planificar o el largo etcétera de las actividades y tareas diarias de la empresa o el trabajo, que hay que desempeñar para tener resultados, que deseamos sean preferentemente positivos. Además de las tareas antes mencionadas hay que añadir que la productividad y los resultados económicos dependen en gran medida de las capacidades emocionales y del dominio y gestión de su inteligencia emocional y de la de su equipo.

La incertidumbre manifiesta en la que vivimos atenaza a millones de personas, autónomos, directivos, equipos comerciales y profesionales en las empresas, y son los factores emocionales y de afrontamiento de las adversidades las que suponen un elemento diferenciador a la hora de marcar la diferencia y lograr el éxito en los proyectos.

La alta cualificación de las personas se ve mermada en muchas ocasiones ante la falta de otras competencias y habilidades necesarias para lograr el mejor desempeño posible. Dos carreras, un MBA y un Máster, no son garantía de éxito si no se tiene resistencia a la adversidad.

Hoy más que nunca es necesario tener las habilidades que postulaba Daniel Goleman en su famoso libro de Inteligencia Emocional:

·         Capacidad de escuchar, y comunicarse verbalmente.

·         Tener la capacidad de adaptarse a los obstáculos, contratiempos e impedimentos que nos encontramos cada día, desde la flexibilidad y la capacidad de adaptarse a los cambios.

·         Capacidad de autocontrol personal, confianza, motivación y seguir en el camino pase lo que pase, pues si hay algo que podemos controlar es a nosotros mismos. No podemos controlar los mercados o la bolsa, pero si podemos controlar cómo actuamos, y como nos relacionamos con los acontecimientos que nos vienen de fuera.

·         Eficacia grupal e interpersonal, cooperación, capacidad de trabajar en equipo y habilidad para negociar las peleas o disputas. El estrés y las tensiones emocionales que se producen en los equipos de trabajo ante las dificultades por la consecución de objetivos hace que afloren las tensiones de diversas maneras. Una manera eficaz de aumentar la cohesión grupal, y por tanto la eficacia y eficiencia es articulando las habilidades de resolución de conflictos.

·         Hemos de potenciar la eficacia dentro de la organización, que independientemente del tamaño de la misma ha de generar la predisposición a participar activamente en la misma, facilitando y potenciando el liderazgo.

La iniciativa, la capacidad de comunicación y las habilidades interpersonales son las competencias claves para el logro de resultados positivos en la empresa.

No en vano, no es casualidad que la empatía, la asunción del punto de vista de los demás, la comunicación y la cooperación se encuentran entre las competencias que la universidad de Harvard más valora entre las personas que quieren acceder a ella.

El coaching es la disciplina que ayuda a entrenar y aprender a gestionar los cambios, desde el aquí y el ahora, para llevarnos a lograr los resultados que deseamos. Si le añadimos el entrenamiento y desarrollo de la Inteligencia Emocional, las probabilidades de lograr mejores resultados aumentan notablemente.

Y como ya sabemos "la mejor manera de predecir el futuro es crearlo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario